Buscar en NeuroMed


Estenorraquis o Estrechez en la Columna

Estenorraquis o Estrechez en la Columna


Estrechez en la Columna Vertebral o Estenorraquis

Es una condición cada vez más frecuente en personas mayores y que compromete principalmente las columnas lumbar y cervical donde se produce un estrechamiento de los canales nerviosos. Produce síntomas característicos que pueden llevar hasta invalidez de no ser tratada a tiempo. El tratamiento en la mayoría de los casos es quirúrgico.

¿Por qué se produce estrechez en la columna?

Cualquier elemento que ocupe espacio en los conductos o canales que normalmente contienen la médula espinal y los nervios en la columna, producirá un estrechamiento que puede llevar a una compresión de estos órganos nerviosos. Con el correr de los años, es un hecho normal que las articulaciones y otras  estructuras de la columna se engruesen (artrosis, engrosamiento de los ligamentos, etc.) Si este fenómeno es muy intenso y si se asocia a otros factores como hernias del núcleo pulposo (HNP, hernias nucleo pulposo) o discopatías (aunque éstas sean pequeñas) espículas óseas u osteofitos, el estrechamiento resultante comprimirá a los nervios y a la médula espinal produciendo los síntomas característicos de esta enfermedad.




¿Cuáles son los síntomas de la estenorraquis?

Los síntomas típicos y específicos se derivan de las estructuras nerviosas comprometidas. En la columna cervical, el paciente referirá dolor en el cuello, los hombros y los brazos; sensación de cansancio y debilidad en ellos; alteraciones de la sensibilidad principalmente en las extremidades superiores. En estados más avanzados, producto de una compresión que afecte a la médula espinal, podremos también encontrara alteraciones en las extremidades inferiores como dolor, alteraciones al caminar, falta de fuerza y problemas en la sensibilidad. Cuando la compresión llega a ser muy intensa sobre la médula espinal, se producen alteraciones en el control de los esfínteres (dificultades para el control de la orina principalmente).
Cuando la estrechez es a nivel de la columna lumbar, los síntomas también son de dolor de espalda o lumbago;  dolor en las piernas y ciática; problemas con el control de los  esfínteres; alteraciones de la fuerza y de la sensibilidad en las piernas y la región peri-anal; así como alteraciones al caminar características que se llaman claudicación neurológica, y que es un cansancio en las piernas muy intenso al recorrer distancias cortas, que obliga al paciente a detenerse y descansar para luego poder retomar la marcha.
Puede existir también estenorraquis en la columna torácica (ubicada entre la columna cervical y la lumbar), con síntomas de dolor en la zona torácica posterior, además de alteraciones similares a las observadas en la estenorraquis lumbar, dependiendo del nivel comprometido y de la intensidad de la compresión.
Los síntomas suelen ser progresivos lentamente, pudiendo llegar a invalidar a una persona si los tratamientos necesarios no son practicados a tiempo.


Esquemas de una columna normal (izquierda) y de una columna estrecha (derecha), mostrando los elementos que se comprimen con la estrechez.



¿Quiénes pueden sufrir de estenorraquis?

Cualquier persona, en algún momento de su vida, puede sufrir de estenorraquis. En general se trata de pacientes sobre los 50 años (principalmente sobre los 60), sin mayores antecedentes relevantes que se puedan identificar como predisponentes, que relata el inicio hace algún tiempo de los síntomas típicos. No se puede decir con certeza que se existan factores precipitantes claros (como laborales, hereditarios, etc.), exceptuando algunos casos de enfermedades muy especiales y constituciones poco frecuentes. En la medida que la edad de la persona avanza, la estenorraquis tiende a ir avanzando también, por lo que los síntomas se hacen más severos e invalidantes a medida que pasa el tiempo.

¿Cómo se llega al diagnóstico de estenorraquis?

Primero, y siempre lo más importante, es a través de la historia médica, de los síntomas del paciente y de los hallazgos que el médico encuentre al examinar al paciente. Una vez sospechada la estenorraquis, se solicitarán los exámenes de imágenes y funcionales que correspondan, pudiendo ser estos un escáner o resonancia magnético; así como una electro-miografía de las zonas afectadas. Estos exámenes permitirán determinar con exactitud las zonas afectadas con estrechez y la repercusión de esta estrechez sobre las estructuras nerviosas, tanto en forma anatómica (imágenes) como anatómica y funcional (electro-miografía).

¿Cómo se puede tratar la estenorraquis?

Todos los tratamientos tienden a revertir el proceso de compresión sobre las estructuras nerviosas, osea, liberar a la médula espinal y a los nervios atrapados dentro de los canales estrechos. Esto se puede lograr con varias técnicas. La principal es la descompresión mediante una laminectomía descompresiva, cirugía que se practica mediante un abordaje posterior en el cual los elementos de hueso engrosado son resecados, dejando a la médula espinal y a las raíces nerviosas con espacio suficiente para su adecuado funcionamiento y para que pasen los síntomas. Muchas veces es necesario realizar esta laminectomía descompresiva en varios niveles, según la extensión de la estenosis. En muchos casos se debe realizar también, en el mismo acto quirúrgico, una foraminotomía en los nervios (raíces nerviosas) atrapadas dentro de sus canales de salida, que se considera parte del procedimiento de liberación en muchos casos.

En algunas oportunidades, sobre cuando a nivel cervical existen protrusiones discales y osteofitos principalmente por delante y en 1 o 2 niveles, se puede utilizar un acceso por vía anterior, resecando parte del cuerpo vertebral (corpectomía), el disco intervertebral, las estructuras articulares engrosadas y los osteofitos, para luego fusionar la columna y fijarla si esto corresponde.
Existen casos en los que se debe re-estabilizar la columna operada (llamado también fijación de columna o fusión), por ejemplo cuando existen listesis o deslizamientos muy grandes entre dos vértebras o cuando los segmentos a operar son muy móviles y la descompresiva debe ser extensa. Podemos decir que esto ocurre en la minoría de los casos típicos de estenorraquis y lo ideal es tratar de guardar las fijaciones para casos plenamente justificados dado el aumento de la posibilidad de complicaciones mayores, el alargue de las estadías hospitalarias y el aumento muy significativo de los costos. 


      

¿Cuál es el pronóstico y las secuelas de la estenorraquis y su tratamiento?

Cuando se ha aclarado que se trata de una estenorraquis con síntomas importantes y con indicación de cirugía, ésta debiera llevarse a cabo lo antes posible, ya que la descompresión rápida de las estructuras nerviosas es vital para su funcionamiento y para evitar secuelas permanentes. De persistir una compresión significativa, los síntomas pueden llegar a producir una invalidez y daño en los nervios y la médula que son difíciles de revertir si se ha dejado pasar mucho tiempo.

La operación es en general bien tolerada, con un alivio casi inmediato en el post-operatorio en la mayoría de los casos; con hospitalizaciones relativamente breves (4-5 días), pudiendo el paciente retomar sus actividades cotidianas de auto-cuidado y caminar antes del alta hospitalaria. Se debe tener presente que las evoluciones son muy individuales, existiendo pacientes que son dados de alta tan tempranamente como el 3º día desde la operación, mientras otros deben permanecer períodos mucho más largos, especialmente adultos mayores, cuando la estrechez es muy intensa y cuando se ha dejado pasar mucho tiempo antes de la operación. Estas intervenciones, como todas las cirugías, no están exentas de complicaciones mayores y menores, aunque son en general poco frecuentes y se deben analizar caso a caso.

¿Cuáles son los especialistas de la estenorraquis?

Equipos conformados por neurocirujanos y/o traumatólogos dedicados a columna manejan la terapia quirúrgica de esta condición. En el manejo general también participan neurólogos, fisiatras, kinesiólogos, terapeutas ocupacionales y otros profesionales, muy importantes en el manejo post-operatorio y la recuperación.

Dr. Francisco Jarufe Yoma
Neurocirujano NeuroMed®

Consultas y contacto: info@neuromed.cl

Temas específicos de las diversas presentaciones de estenorraquis y sus tratamientos serán desarrollados en próximos artículos. Envíenos sus sugerencias y consultas a nuestros correos electrónicos.

©Derechos reservados NeuroMed®

Volver

Comentarios:


"TODA LA INFORMACIÓN CONTENIDA EN ESTE SITIO ES ESTRICTAMENTE REFERENCIAL Y NO TIENE NECESARIAMENTE SIGNIFICACIÓN DIAGNÓSTICA Y/O TERAPÉUTICA.

PARA ATENCIONES DE SALUD CONSULTE SIEMPRE CON SU MÉDICO"